sábado, 24 de enero de 2009

Pérdida de la virginidad

El punto de vista biológico, señala la pérdida de la virginidad en la mujer como la ruptura del himen. El himen es una capa de piel que recubre la entrada vaginal.

El punto de vista religioso, utiliza el concepto biológico de la ruptura del himen pero la asocia a la penetración vaginal entre hombre y mujer y la significa como la pérdida de la inocencia o la pureza, encontrándola sólo aceptable dentro de un vínculo matrimonial.

El punto de vista psicológico, en cierta medida apunta a la pérdida de la virginidad como la iniciación de experiencias de intimidad sexual con otro, en la que existe un cambio en la experiencia de ser niña a ser mujer y en que existe un placer sexual experimentado en forma adulta.

Para entender un poco mejor el concepto realicemos un pequeño análisis de sus implicancias.

1. Desde el punto de vista biológico sería virgen una mujer que tiene un tipo de himen elástico, que se ha llamado himen complaciente y que puede tener muchos coitos sin que su himen se rompa, Sin embargo, no sería virgen una mujer que por un golpe en algún juego en la niñez experimentó una ruptura de himen (lo cual puede pasar sin darse cuenta) y que no ha tenido ningún contacto sexual en su vida.

2. Desde el punto de vista religioso, al centrarse en el criterio biológico sería virgen una mujer que tiene todo tipo de contactos sexuales y caricias genitales con la sola exclusión de la penetración vaginal y no sería virgen una mujer que por ser abusada sexualmente o violada haya perdido su himen.

3. Desde el punto de vista psicológico planteado pierde validez el hecho de que el himen este o no presente, sin embargo como concepto amplio y basado en elementos menos concretos resulta bastante difícil definir qué significa una int i midad sexual adulta con otro y qué no lo es. Pudiendo darse que una mujer que tenga una vida sexual activa toda su vida, no llegue a experimentar esta intimidad de manera adulta.

El plantear estos tres puntos de vista y sus implicancias es una manera de ampliar un concepto que no tiene para nada una respuesta simple, si no varias respuestas que es preciso integrar.

No obstante es importante señalar que la ruptura del himen puede ser muy dolorosa en algunas mujeres y muy poco en otras, que puede ir acompañado de mucha sangre en algunos casos y de nada de sangre en otros, que existen varias razones de ruptura del himen y la penetración no es la única forma posible y finalmente que la penetración no necesariamente rompe el himen.

LAS PELIGROSAS © 2008 Por *Templates para Você*